Grafología

Como herramienta de autoconocimiento

Curso momentáneamente no disponible. Próximamente 2018

La Grafología es el estudio de los rasgos y trazos de la escritura para determinar aspectos de la personalidad en lo afectivo, social e intelectual.

grafologia-2

A través de la escritura manuscrita, podemos identificar características inherentes a nuestra personalidad y cómo éstas interactúan. Aunque la grafología es antigua, sólo en 1871, cuando Hippolyte Michón publicó su libro ‘Systeme de Graphologie’ se comenzó a considerar a la grafología como objeto de estudio más serio, por ello a Michón se le conoce como “el padre de la Grafología”.

La grafología es tan antigua como el primer escrito hecho por la mano del hombre y se ubica dentro de las disciplinas que se pueden utilizar para revelar aspectos inconscientes de nuestra conducta, recordándonos que la acción de escribir es una acción neuromotora, es decir, manifiesta los impulsos nerviosos de nuestro cerebro que se transmiten a los músculos. La traza que deja la escritura, habla de nuestra personalidad, porque al comunicarnos a través de la escritura, no sólo expresamos un pensamiento o idea, también dejamos grabados los rasgos de nuestras características individuales.

Esos trazos gráficos nos permiten conocer nuestras motivaciones, cualidades, patrones conductuales habituales, grados de vitalidad, orientación profesional y hasta nuestro equilibrio mental, nervioso, fisiológico, moral y/o emocional.

Una herramienta útil y directa para conocernos

La escritura es una forma de expresión motriz íntimamente relacionada con nuestras variaciones orgánicas y psicológicas, en otras palabras, cualquier estímulo que afecte a nuestro cuerpo o psiquis, tiene una repercusión directa en nuestra escritura. Por eso todos escribimos distinto, lo que hace difícil imitar nuestra letra y firma. Esto comprueba que la grafología es una herramienta útil y directa para conocernos y descubrir qué aspectos de nuestra personalidad son conscientes y cuáles inconscientes.

A través de nuestra escritura ciertamente podemos definirnos y expresarnos a nosotros mismos.

Nuestros símbolos ancestrales se reflejan en las zonas de la escritura a la izquierda, derecha, centro, arriba y abajo, esto es porque la acción de escribir conscientemente, en realidad, es un dibujo inconsciente sobre el cual descargamos nuestra naturaleza física y psíquica. Entonces, el sentido de estudiar lo que simboliza cada una de las letras, firmas, dibujos o garabatos que delineamos a mano sobre un papel, es porque representan lo que sucede en nuestro interior. Examinamos sus formas, ya que toda letra, dibujo o garabato puede ser traducido a figuras geométricas simples como rectas, curvas, ángulos y puntos, los que al tener un significado preciso, da cuenta de nuestra personalidad.