P.N.L

Como herramienta de autoconocimiento

Curso momentáneamente no disponible. Próximamente 2018

Somos un organismo complejo, balanceado y el resultado de un pasado que “fue”, pero que permanentemente se proyecta hacia un futuro que “aún no es”. Sólo somos en el hoy, actuamos sólo en el “aquí y ahora”.

Al interactuar en el mundo, construimos nuestra identidad y realidad, ese mundo sólo es “un mapa hecho por nuestra neurología”. Por ello, si cambiamos ese mapa, podemos llegar a la excelencia en nuestras relaciones, porque las óptimas relaciones se basan en la comunicación que establecemos con los demás.

La P.N.L. se inscribe entre las nuevas disciplinas que nos ofrecen formas eficaces para aprender sobre nosotros mismos al facilitarnos métodos para integrar información que nos ayude a alcanzar un mayor nivel de seguridad en nosotros y mantener relaciones interpersonales que nos permitan el logro de metas elevando nuestra autoestima.

El término PNL encierra tres ideas sencillas:
Programación: modo cómo organizamos nuestras ideas y acciones para producir resultados
Neuro: todo comportamiento proviene de los procesos neurológicos de visión, audición, olfato, gusto, tacto y sentimiento, es decir, cuerpo y cerebro forman una unidad inseparable
Lingüística: el lenguaje lo usamos para ordenar nuestros pensamientos, conductas y comunicarnos con los demás

pnl-2

Podemos crear nuevas realidades

La P.N.L. profundiza en la estructura subjetiva de nuestras experiencias personales, es decir, en cómo interpretamos, filtramos y organizamos lo que vemos, oímos o sentimos proveniente del mundo exterior y explora cómo lo terminamos describiendo con nuestro lenguaje y cómo reaccionamos ante eso que percibimos, para identificar qué efectos tienen en nosotros. En este sentido, la PNL constituye una excelente herramienta de autoconocimiento, autoestima y evolución personal. Nos enseña a auto-observarnos y a escuchar con más atención lo que hablamos.

Al comprender que el mundo en el que vivimos es nuestra propia creación, podemos crear nuevas realidades, porque la base de ese cambio está en nuestras creencias, esas que establecimos sobre nosotros, los demás y el mundo en nuestros primeros años de formación. Son generalizaciones mentales a las que les otorgamos poder convirtiéndolas en una realidad utilizando la energía de nuestra propia mente. Nuestra mente filtra y compara cada evento con lo que ya hay en su memoria e inconsciente y reproduce la información que encuentra. Si el mensaje se repite varias veces, se lo cree, lo graba y de ahí lo convierte en la “realidad” externa que vivimos, pero las creencias se construyen y modifican todo el tiempo. Todos tenemos nuestro sistema de creencias, aunque generalmente no recordamos cuándo se instaló esta información, simplemente está y funcionamos de acuerdo con ella. Cuando cambiamos el significado que le damos a un suceso, también lo hacen nuestras respuestas y comportamiento. Este re-encasillamiento nos permite transformar una conducta inadecuada en un nuevo contexto volviéndola útil y valiosa. La idea no es quitar nada sino construir y crear sobre lo que ya existe, pero siendo más conscientes de ello.